domingo, 10 de marzo de 2013

Proyecto X: cómo espió la Gendarmería a más de mil organizaciones (las nuevas pruebas en poder de la Justicia argentina confirman que las tareas de inteligencia violaron la ley; pese a la desmentida del Gobierno, la mayoría de los informes no fueron ordenados por ningún juez)


[…] fuentes del Gobierno sostuvieron que la documentación secuestrada durante el allanamiento en Campo de Mayo no corresponde al llamado Proyecto X sino a esa Unidad Especial de Procedimientos Judiciales (Uesprojud) que acumula información producida por pedido de jueces o fiscales o como tarea de prevención de algún delito.
Sin embargo, los documentos publicados por este diario -como la base de datos con los dirigentes sociales de todas las villas de la Ciudad o un listado de más de mil organizaciones “monitoreadas por la fuerza” que incluye gremios, entidades del campo y organismos de derechos humanos- prueban que la información no formaba parte de ninguna causa judicial sino de las tareas de inteligencia de la Gendarmería, algo que está prohibido por la ley. En la Argentina, la actividad de inteligencia está permitida sólo en el marco de la investigación de delitos y bajo estricta autorización y control judicial. Nada de todo eso surge del resto de los informes.
Hay “minutas informativas” sobre las marchas para reclamar la aparición de Julio López o justicia para las víctimas de Cromañón. También sobre encuentros en lugares cerrados, como una reunión de delegados de base en el Bauen o audiencias judiciales en distintos tribunales.

Leer completo aquí.
Leer también: "El espionaje de Gendarmería al desnudo".


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada