miércoles, 6 de marzo de 2013

La Asociación Gremial Docente (AGD) se reunió con Rubén Hallú, rector de la Universidad de Buenos Aires para reclamar por el descuento del 4,5%, cesantías e incompatibilidades


El jueves último, 28 de febrero, AGD-UBA se reunió con el Sr. Rector, Rubén Hallú, para plantear los reclamos de los docentes de la UBA en relación a tres temas de marcada gravedad: Cesantías (artículo 51.); la sustracción del 4,5% de nuestros salarios (Caja); las llamadas ?incompatibilidades?.
En primer lugar, le reiteramos nuestro reclamo ya formulado a comienzos de febrero: que se suspenda la confiscación salarial a todos los docentes de la UBA, por parte de la Caja Complementaria, y se abra una negociación para derogar el Convenio y que, en todo caso, aporten a la Caja solo quienes manifiesten de manera fehaciente su interés por permanecer.

El Rector nos confirmó que se había suspendido la aplicación del descuento por el mes de febrero a quienes se había incluido en enero, retrotrayendo la situación a diciembre y que la UBA había solicitado a los representantes de la Caja Complementaria que abran una mesa de negociación donde también participen los gremios docentes universitarios. Según nos señaló, todavía no hay confirmación del inicio de esa negociación.
La AGD, por su parte, le comunicó que ya tiene resuelta una movilización, para el miércoles 20 de marzo, al Consejo Superior y al Ministerio de Educación para denunciar el robo del 4,5% y la nueva amenaza de cesantías en la UBA.
Sobre las cesantías, la AGD señaló que, en marzo, íbamos a estar confrontando por la renovación de todos los docentes a quienes se les prorrogó su cargo al 31 del presente mes y por los nuevos compañeros que cumplen 65 años, a quienes la UBA les sigue desconociendo el derecho a opción.
Le planteamos al Rector la siguiente propuesta: que se suspenda toda cesantía y se abra una negociación para compatibilizar la Ley 26508 y el Estatuto de la UBA.
Finalmente, abrimos el tema de las mal llamadas incompatibilidades. Planteamos que se dejen sin efecto las intimaciones. Fundamentamos este planteo en que: a) cuando se estableció en 1999 por acta paritaria con el Ministerio el límite de las 50 horas, también se acordó que esto estaba subordinado al hecho de que el salario docente alcance la canasta familiar (un reclamo histórico de la docencia universitaria); b) ante la inexistencia de incompatibilidad en la UBA, la Universidad no puede resolver la baja de cargos por supuesta excedencia; c) se aplica solo a quienes se dedican a la docencia de grado, por tanto supone un castigo al docente forzadamente ?taxi?.
Tanto para tener una definición sobre estos temas como para otros también de igual gravedad (ad honorem, licencias, entre otros) se acordó en un nuevo encuentro con fecha a designar.

Asociación Gremial Docente (AGD-UBA)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada