martes, 2 de septiembre de 2014

La Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA) sale al cruce de Florencio Randazzo y denuncia "persecución contra delegados ferroviarios combativos"

Ante los ataques del ministro Randazzo a los ferroviarios del Sarmiento: ¡basta de persecución a los que luchan!

La Federación Universitaria de Buenos Aires rechaza de plano las declaraciones del Ministro del Interior, Florencio Randazzo, quien tras la jornada del contundente paro nacional del 28/08 salió a acusar de “vándalos” a dirigentes combativos de la Lista Bordó Nacional del Ferrocarril Sarmiento, pidiendo su desafuero y el despido de sus puestos de trabajo. La FUBA y los Centros de Estudiantes se sumaron activamente al Paro en el Puente Pueyrredón, la Panamericana, y el corte desarrollado junto a la Asociación Gremial Docente en la 9 de Julio. Rechazamos por tanto que la respuesta del gobierno sea la de dar la espalda a los reclamos de los trabajadores expresados en el paro nacional, y recrudecer su orientación de perseguir a los que luchan.

Randazzo acusa a los delegados Edgardo Reynoso y Mónica Schlottahuer de haber actuado bajo comando de Rubén “Pollo” Sobrero vandalizando formaciones de trenes para evitar que salgan a hacer su recorrido. Las “pruebas” del Ministro, reproducidas por la propia presidenta de la Nación en sus cuentas en redes sociales, serían fotos de vagones sucios (algo completamente habitual lamentablemente) y un video donde Schlottahuer se encuentra manipulando una bolsa de basura a media mañana (es decir, cuando el paro ya estaba completamente garantizado). Se trata del mismo “modus operandi” de un gobierno que metió preso a Sobrero con “semiplenas pruebas” según el ministro al mando del ataque de ese momento, Anibal Fernández, para luego tener que liberarlo por la movilización popular que desbarató la causa armada.

La Seccional Oeste de la Unión Ferroviaria fue la única en desarrollar una asamblea para definir posición frente al paro: de forma unánime 800 ferroviarios votaron adherir al paro, y exigir su continuidad por 48h horas de no haber respuestas. El paro estaba así garantizado no por la suciedad de un vagón, sino por la definición democrática de los trabajadores de la línea. Eso es lo que preocupa a Randazzo: un sindicalismo que responde a la base y no se presta a la tranza con el gobierno de turno ni la oposición patronal, a diferencia de la asesina Lista Verde de Pedraza con la que el kirchnerismo mantiene sus compromisos políticos aún después del crimen de nuestro compañero Mariano Ferreyra. En suma, es tan ridícula la acusación a Schlottahuer, ¡quien justamente trabaja en la limpieza! de los andenes y ferrocarriles, que solo puede explicarse por esa política anti-sindical y por una motivación política: ella es Diputada Electa de la Provincia de Buenos Aires por Izquierda Socialista en el Frente de Izquierda.

Nuestra Federación se encuentra comprometida con la lucha por un transporte público al servicio de las necesidades populares, y también por eso exigimos al ministro que cese en sus ataques contra los trabajadores que durante años advirtieron las condiciones en las que los negociados de Cirigliano, Jaime, y compañía preparaban la posibilidad de que suceda una masacre como la que terminó ocurriendo en Once. El silencio estruendoso de CFK y sus ministros sobre esta masacre, y la ausencia de toda condena contra sus responsables políticos y empresariales, hace aún más escandaloso este circo mediático cuya única motivación es perseguir a los delegados combativos.

La FUBA se pronuncia enérgicamente por el fin de la persecución a los que luchan en nuestro país; le exigimos al gobierno nacional que dé inmediata respuesta al conjunto de los reclamos que los trabajadores y el pueblo vienen expresando en las calles día a día; y nos ponemos en estado de alerta y movilización ante cualquier intento de avanzar con la judicialización y despido de los delegados ferroviarios del Sarmiento.

Federación Universitaria de Buenos Aires
Ciudad Autónoma de Buenos Aires, viernes 29 de agosto de 2014


domingo, 31 de agosto de 2014

La patota del rectorado de la Universidad Nacional de Tucumán

El contexto es el de la histórica huelga que llevaron a delante los profesores universitarios de la provincia de Tucumán y que llegó a los tres meses. Finalmente la asamblea de docentes votó hace poco más de una semana la suspensión de la medida en virtud de un triunfo parcial que les permitió acceder a un plus salarial de mil pesos mensual, entre otros compromisos oficiales, que el ministro de Educación de la nación, Alberto Sileoni ya se apuró a anticipar que él no iba a pagar. Pero en el medio del conflicto se denunció otra situación que, lamentablemente, se ha vuelto también moneda corriente en las aulas de la universidad, no sólo sobre el asfalto de la panamericana donde protestan los suspendidos y despedidos de las fábricas del norte del conurbano bonaerense.

La lucha universitaria ha puesto nuevamente en evidencia la continuidad de los aparatos represivos de la dictadura, incluso en las casas de estudio. Éste es el caso de “la patota del Rectorado”, un cuerpo represivo y de espionaje que, disfrazado como personal no docente, atiende específicamente esos quehaceres propios de los servicios de inteligencia y de los aparatos de represión. El miércoles 13 de agosto intentó desalojar a los golpes a los estudiantes que ocupaban el Rectorado en apoyo a la lucha docente.

Durante la dictadura existía una repartición análoga que cumplía las mismas funciones. Fue desarticulada a mediados de los ochenta y los estudiantes incluso quemaron sus archivos, como una medida de protección. Esta repartición fue “recreada” en 2002 por el ex rector radical Mario Marigliano, y ya cuenta en su foja de servicio con el apaleamiento de estudiantes en varias ocasiones. Se denomina “Dirección de Protección Universitaria”, cuenta con setenta empleados y un presupuesto de casi diez millones de pesos entre sueldos y gastos de libre disponibilidad, que le sirven para contratar barrabravas, etcétera

Esta patota está al mando de un ex gendarme, Mario Leguizamón, proveniente del entorno de Juan Alberto Kaleñuk, ex gendarme también y mano derecha del gobernador José Alperovich.

La asamblea de Adiunt – la Asociación de los Docentes e Investigadores de la Universidad Nacional de Tucumán- exigió la inmediata disolución de la patota. Los estudiantes, además, acordaron sumarse a las marchas de los martes de la Comisión de Familiares Víctimas de la Impunidad, que conduce Alberto Lebbos, con la bandera “¡Fuera la patota de la UNT!”.


sábado, 30 de agosto de 2014

Los sindicatos convocan a la huelga en Chile (entre ellos, el Colegio de Profesores)

(Prensa Latina. Santiago, miércoles 27 de agosto de 2014)- La Central Unitaria de Trabajadores (CUT) de Chile convocó a un paro nacional el 4 de septiembre para ejercer presiones hacia una profunda reforma laboral, dijo el gremio en comunicado oficial. A la marcha que abarcará a todo el territorio del país transandino se sumarán los trabajadores del Cobre agrupados en su sindicato CTC y que comprende a los sectores estatal y privado.

El presidente de la CTC, Manuel Ahumada, subrayó que una reforma tan importante como es la laboral sin duda apunta al cambio del Código del Trabajo, pero también ponen el acento en el fortalecimiento al derecho a huelga o paralización.

Ahumada aclaró que si bien la CUT y el Gobierno mostraron voluntad de garantizar el derecho a huelga, no se han abordado con claridad los mecanismos, y el tipo de negociaciones tiene otros alcances en la esfera del cobre.
La CUT, por su parte, recalcó que el lema del paro será Reforma para acabar con la desigualdad, que abarca en particular el tema salarial de mujeres y hombres, en estos momentos bastante dispares. Asimismo, se reclama la negociación colectiva para temporeros y trabajadores agrarios y conversaciones obligatorias para sindicatos interempresas tanto en el sector público como privado.

A la huelga se sumará el Colegio de Profesores y probablemente líderes estudiantes que, en su caso, demandan transformaciones sustanciales en la educación.

"Estamos convocando a marchar pues es necesario demostrar con fuerza que Chile quiere y necesita reformas laborales que devuelvan a los trabajadores el poder que les fue arrebatado por la Dictadura", dijo Bárbara Figueroa, presidenta de la CUT.

Hemos esperado 30 años para que se nos devuelva poder y los sindicatos recuperen su rol en debates nacionales; creemos que este es el momento propicio para avanzar, añadió.


viernes, 29 de agosto de 2014

Tautología

Finalmente se impuso con la fuerza de su verdad persuasiva, como enseñara Aristóteles, la conclusión que tomó la forma de una tautología: “Somos los que somos”.

Quien haga memoria recordará que en la primera reunión no entraban en el aula. Los profesores de Inglés, Física y Educación Física -sobre todo este último, quien odia que le digan que es de “gimnasia”, y por eso todos se lo repiten a la hora de convocarlo- esta vez se movieron, postergaron actividades laborales, la llegada a casa temprano, el cine o vaya uno a saber qué para acercarse hasta el lugar de la cita colectiva. La gente del gremio la organizó pero no mucho. Uno o dos oradores se limitaron a preguntar si ya conocían los avances de la Nueva Escuela Secundaria porteña, sus diversas orientaciones, las respectivas cargas horarias y los recortes que las mismas suponían para el área de las ciencias sociales, y tras cartón acercaron los datos básicos. Pero el tema central fue el que ocupó la mayor parte del tiempo y el interés: la huelga de la semana que viene. Dos, en realidad, el paro de 36 horas llamado por la CTA que incluía una marcha a la Plaza de Mayo que convergía con el de la CGT del día siguiente.

Casi no hubo discusiones, ni bien se leyeron las razones de las medidas de fuerza el conjunto se mostró de acuerdo con unanimidad; sólo mereció alguna mención despectiva pero sin demasiado énfasis el hecho de que Hugo Moyano agregara al pie el reclamo de “seguridad”, como para congraciarse con otros sectores.
Quedaron en un nuevo encuentro, y esta vez la concurrencia había mermado notablemente. Eran apenas diez y se miraban las caras unos a los otros sin animarse a seguir adelante, sobre todo después de que tanto se había insistido en la necesidad de multiplicare las voluntades y darle al paro un carácter activo.

Las dos chicas más jóvenes, que habían dedicado unas cuantas horas a redactar un documento a manera de síntesis y ordenamiento de los principales puntos de vista que se habían debatido la vez anterior, comenzaron a filosofar sobre los avatares del ánimo individual. Hasta que una tercera decidió cortar por lo sano y mando el “somos los que somos”. Miércoles y jueves muchos fueron los que pararon, muchos menos los que marcharon, el viernes y de a poco las mil voces de la discusión y la experiencia comenzaron a poblar nuevamente la sala de profesores.