lunes, 23 de mayo de 2016

“No tengo cuentas en Panamá, soy estudiante y quiero presupuesto ya”

El hit de las semanas anteriores había sido el “Tomala vos, damela a mí, por el boleto estudiantil”. Lo empezaron a gritar en alguna esquina de La Plata y de a poco se fue adueñando de buena parte de las calles y las plazas del país; así fue en  la medida en que la protesta de secundarios y universitarios desfiló por Bahía Blanca, Rosario, Córdoba, Río Gallegos, Salta, Resistencia, frente a las focas de cemento de Mar del Plata, el Obelisco porteño y por tantas otras localidades.

Pero cuando comenzaba a anochecer el jueves 12 de mayo, como más que tarde ocurre con todo batacazo musical, el ránking se vio sacudido por el rápido y explosivo ascenso de un nuevo exitazo popular. El cantito decía esta vez: “No tengo cuentas en Panamá, soy estudiante y quiero presupuesto ya”.

Los hombres de prensa que andan cazando notas de color para aderezar sus crónicas rápidamente acusaron recibo de la novedad, aunque dicen que buena parte de los noticieros televisivos y radiofónicos prefirieron poner el énfasis en otros aspectos de la gigantesca manifestación de profesores y estudiantes.

Se trató de decenas de miles de participantes, una de las movilizaciones educativas más numerosas de los últimos tiempos. Y todas esas gargantas, amuchadas por las protestas y el frío, mandaron como una sola el “No tengo cuentas en Panamá…” mientras entraban a la Plaza de Mayo y los edificios del entorno con su eco empinaban los gritos hasta el trueno. ¡Otra que el himno nacional cantado por los Pumas…!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada