viernes, 6 de mayo de 2016

En la Universidad Nacional de La Plata no afloja la convulsión por el presupuesto y el reclamo docente

Se avecina una semana convulsionada en la Universidad platense. En la marcha de hoy por la implementación del boleto educativo gratuito confluirán alumnos con docentes y no docentes que apoyarán el reclamo estudiantil. Será el preludio de días en que los estudiantes harán visible su apoyo al reclamo salarial de sus profesores. Y de actividades conjuntas por la “problemática presupuestaria”.

La comunidad académica de Ciencias Exactas realizó clases públicas el miércoles, continuó ayer y proseguirá hoy por la mañana. A la tarde se movilizará por el boleto educativo. “Son en protesta por el impacto del tarifazo y la inflación, y la falta de respuesta al reclamo salarial docente. Seguramente continuarán la semana entrante”, dijeron en la unidad académica.

Esas clases públicas que el miércoles se limitaron a calle 47, en la víspera se extendieron a la avenida 1, donde alumnos súper abrigados siguieron atentamente las explicaciones de los profesores. “Es la manera de hacer visible un problema que está un poco tapado. Las facultades, sobre todo las de ciencias duras y aplicadas que dependen de laboratorios y máquinas, se encuentran ante un panorama muy complejo”, afirmaron, y aseveraron que “el refuerzo presupuestario de 500 millones para todas las universidades que anunció el gobierno nacional es totalmente insuficiente”.

En varias casas de estudios puntualizan que si la distribución se lleva a cabo tomando en cuenta los parámetros tradicionales “el segundo cuatrimestre será crítico”. Explican que del presupuesto universitario global (que incluye a todas las universidades públicas del país) la UNLP recibe al año cerca del 7%. Si se sigue ese esquema, a la Universidad local le tocarían 35 millones de pesos del “refuerzo”.

“Tomemos una sola facultad. Ingeniería recibió una factura de luz de 250.000 pesos; si le sumamos el gas y el agua durante todo el año, más gastos operativos, mantenimiento y eventuales reparaciones de máquinas, combustible, insumos de laboratorios, y proyectamos los gastos en cada una de las 17 facultades y los 5 colegios, los números no cierran”, indican. En Exactas, por caso, concluyeron que “con el refuerzo de dinero alcanzaría si el aumento en los servicios estuviese entre el 50 y el 80%. Lejos de la realidad”.

Volviendo al clima de ebullición en sí que se vive en varias facultades, hay que recordar que otra asamblea interclaustros, la que se hizo anteayer en Ingeniería, definió clases públicas para el miércoles 11 con “corte parcial” de avenida 7.

Pero ese tipo de protesta, además de radios abiertas y otras manifestaciones, entre el martes y miércoles próximos seguramente se extiendan a distintos puntos de la Ciudad. Es que la Conadu programó para esos días “dos jornadas nacionales de protesta” previas a la huelga de 48 horas del jueves 12 y viernes 13. Asimismo, el jueves 12 se llevará a cabo una “marcha universitaria nacional al ministerio de Educación” en la capital federal.
En ese contexto, la opinión de los rectores sobre la partida presupuestaria de 500 millones está dividida. El vicerrector de la Universidad de La Rioja, José Gaspanello, estimó que los 9 millones de pesos que recibirá esa institución “apenas alcanzarán para pagar la luz de este año”. El rector de la UBA, Alberto Barbieri, aseguró que sólo “el aumento de tarifas implica 150 millones de pesos”. Su par de Avellaneda, Jorge Calzoni, advirtió sobre los chicos que “están dejando de cursar por el aumento del boleto y el tema de las becas”. Por su lado, el presidente de la UNLP, Raúl Perdomo, consideró “un gesto clarito de apoyo a la universidad pública” la medida del gobierno y dijo que “hay que valorar que Macri haya recibido a los rectores”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada