jueves, 19 de mayo de 2016

Entrevista a Julián Asiner, presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Buenos Aires: "la decadencia universitaria terminó de explotar por las tarifas"

(Por Jonathan Viale. Infobae, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, sábado 14 de mayo de 2016)- Julian Asiner llega exultante. Cree que los años de lucha están dando resultado. Cree que ayer hubo más de 100 mil personas en las calles porteñas marchando contra el "ajuste universitario".

Por primera vez desde 2001, las 6 federaciones universitarias (Conadu, Conadu histórica, FEDUN, FAGDUT, CTERA y UDA) marcharon juntas. Hoy el Ministerio de Educación mejoró la oferta salarial. La última había sido un aumento en partes. 15% en mayo, 5% en octubre y 11% en diciembre.

-¿Por qué la marcha universitaria de ayer fue multitudinaria?

-Por un lado fue la crisis universitaria, que terminó de explotar por las tarifas. Se votó en octubre, diseñado por el gobierno anterior. Era un bomba contra la universidad. Eso se pudo ver en el Hospital de Clínicas. No contemplaba obras, los 20 mil docentes ad honorem, los trabajadores precarizados. Por otro lado, esto no se explica solo con la cuestión universitaria. Fue una pueblada. Tiene que ver con un estado de ánimo popular.


-Para vos trasciende la cuestión universitaria.

-Las universidades fueron el motor de la marcha. Pero lo que afecta es una situación general de ajuste, de tarifazos, de atropellos como el protocolo anti-piquetes, la situación de los hospitales en la Ciudad. Se que ve el macrismo para hacer este ajuste va a tener que derrotar a una juventud y una clase trabajadora que está en pie de lucha en las calles.

-¿Cómo está la cuestión salarial universitaria?

-El Gobierno tuvo que recalcular su plan original. Cuando empezamos la lucha había dicho que no iban a mejorar el presupuesto para hospitales. Ahora tuvieron que modificarlo. Además tuvieron que ir mejorando la oferta a los docentes semana a semana. Estamos consiguiendo quebrar el tope que le querían poner a la universidad.

-Lo que más pegó fue el tarifazo. ¿Podría haber una tarifa especial?

-Claro. Ayer tuvo que marchar Franja Morada, que es la Juventud Radical. Se movilizaron sindicatos que no veíamos en las calles desde 2001.

-¿Cómo vive hoy un universitario con los aumentos?

-Con muchísimas dificultades. Por eso la adhesión masiva a esta lucha. Los jóvenes son los más precarizados. Los que hacen pasantías truchas, contratos temporales, no tienen convenios laborales. Una situación enorme de precariedad. Muchos van dejando materias. La UBA ya no da becas de apuntes. Por eso, el reclamo del boleto (universitario) fue algo explosivo. El Gobierno no tiene que poner un peso para darlo. Lo tienen que poner las empresas que se llenaron de plata con los subsidios.

-¿Qué mirada ideológica tiene el Gobierno respecto a la universidad pública?

-Ellos son CEO empresariales. El macrismo no llega de afuera a la universidad. Acá hay un entronque del macrismo con la vieja camarilla radical. Ellos quieren investigación cero, convenios con empresas, venta de servicios, posgrados arancelados. Un modelo como existe en Chile o Colombia. Se quiere hacer un negocio financiero con la universidad pública.

-¿Cómo creés que se va a desencadenar este proceso político en la Argentina?

-La izquierda tiene que jugar un papel importante. Ayer se vieron los límites del kirchnerismo para presentarse como una oposición consecuente.

-La izquierda está dividida.

-Debe reagruparse para que se presente como alternativa de poder frente a los partidos del sistema. No debe haber rencillas internas que la anulan como tal.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada