miércoles, 21 de agosto de 2013

“Lo primero que me piden es el agua”, dijo el director de la Escuela 899, del Paraje Lanusse en la provincia de Misiones, para llegar a la cual los chicos deben caminar once kilómetros

César Reiber es el docente a cargo de este humilde colegio rural, que se encuentra ubicado a unos 45 kilómetros del casco urbano de esta localidad. En una entrevista con Primera Edición relató las dificultades que deben atravesar a diario los alumnos para llegar a la escuela. También contó las necesidades que tienen en la institución escolar, entre lo que se destaca la falta de un servicio vital y básico: el agua. 
El docente contó que “cuando llegué era un aula satélite de la Escuela 383 del Paraje Nueva Argentina, pero por iniciativa de la comunidad y mi esfuerzo, logré crear la escuela propia, con número y con dirección de tercera”. Además reveló que desde el 2009 que se encuentra en el lugar y que siempre hubo muchísimas necesidades. 
“Esta es una zona muy pobre que necesita de la ayuda y colaboración de todos, sin embargo muchos miran para otro lado”, advirtió el docente. 
Reiber relató que en este año la matrícula es de cincuenta estudiantes, un número muy importante si se tiene en cuenta que muchos de ellos caminan o transitan a caballo alrededor de once kilómetros.   
“Nosotros vivimos hace seis años en esta colonia Gobernador Juan José Lanusse y gracias que desde que estamos acá también aumentó la población rural. Incluso, junto con mi esposa, que también es docente, prestamos servicios educativos a una comunidad aborigen, el lote 3”, aseguró el director y refiriéndose a los aborígenes admitió: “esta gente se fue por falta de atención”, sin embargo comentó que de a poco van recuperando a los niños y adolescentes que desean estudiar.
El docente contó que el principal problema que tiene la escuelita rural es la falta de agua. “Ya elevé notas al Ministerio de Educación, y desde ahí me dicen que me dirija al intendente local, Jorge Frowein  y éste me dice que hable con mi supervisora y ésta me argumenta que por tener pocos alumnos no me van hacer el pozo perforado, pero que siga elevando notas”, indicó resignado el docente. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada