jueves, 1 de agosto de 2013

La Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA) frente al acuerdo YPF-Chevron


La Federación Universitaria de Buenos Aires rechaza el acuerdo anti-nacional entre YPF y Chevron. La firma del acuerdo fue precedida por un decreto colonial de la presidente Cristina Kirchner, que le aseguró a la ex Standard Oil -y al conjunto de los pulpos petroleros- condiciones leoninas, que implican la posibilidad de exportar sin retenciones el 20% del petróleo extraído y remitir las ganancias obtenidas al exterior. Este acuerdo se produce tras una década de saqueo petrolero, alentado por el gobierno kirchnerista, que introdujo a su socio Eskenazi en la operación de vaciamiento que protagonizó Repsol. Reivindicamos la posición que la Fuba votó en su Congreso de mayo de 2012, cuando denunciamos que la salida de Repsol era un paso hacia una nueva reprivatización petrolera. En aquel momento, el movimiento estudiantil de la UBA había señalado que “la medida tomada por el gobierno nacional en relación a YPF no apunta a una real nacionalización petrolera. El proyecto de ley del gobierno establece que seguirá siendo una sociedad anónima (…) habilitada para acuerdos con los grandes monopolios petroleros”. Nuestra posición se ha visto categóricamente verificada por los acontecimientos.


Conocido el acuerdo con Chevron, la comunidad mapuche de Neuquén resolvió la toma de pozos petroleros del área de Vaca Muerta. Los pobladores denuncian que la explotación del gas no convencional se realiza a través del método conocido como “fracking”, que está prohibido en otras partes del mundo porque provoca la contaminación de las napas y el debilitamiento de la cohesión del sueldo, incrementando los efectos sísmicos típicos de la coordillera. Recordemos que un mes atrás, por orden de la presidenta, la procuradora Gils Carbó había intervenido logrando que la Corte Suprema fallara a favor de Chevron, en un embargo que la petrotelera tenía en nuestro país a raíz del desastre ambiental que había producido en Ecuador. Los intereses de la multinacional yanqui fueron más fuertes que toda la demagogia sobre la “integración latinoamericana”.
La Fuba rechaza esta política de entrega, que sólo traerá más saqueo y destrucción del medioambiente. La libre explotación y remisión de divisas significa no sólo la pérdida de soberanía de nuestros recursos naturales sino que es la profundización de la dependencia y a todas vistas insustentable desde el punto de vista social, ambiental y estratégico. Por nuestra parte, recuperamos el planteo que hicimos en nuestro Congreso de 2012: “la Fuba se pronuncia por la expropiación del 100% de YPF y todas las empresas petroleras sin ninguna compensación, por una empresa nacional estatal única que funcione bajo control y gestión de sus trabajadores. Por la nacionalización de la banca y un plan energético controlado por los trabajadores”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada