jueves, 25 de abril de 2013

El tercer hombre


Finalmente cayó el ministro de Educación, Harald Beyer. Los estudiantes chilenos ven en el boliche las imágenes por la televisión y celebran con los vasos en alto y un entusiasmado “Eeehhh”, aun cuando la información ya había circulado unas cuantas horas antes y no era ya ninguna sorpresa.
Después el periodista entrevista a un miembro del sindicato docente. “Este proceso, que termina con la destitución de Beyer, no es más que la manifestación clara de que nuestro sistema educacional está en una profunda crisis”, lee el representante gremial en una declaración el Colegio de Profesores, tras ser aprobada la acusación constitucional por el Senado. Beyer, el tercer ministro de Educación de la administración Piñera, fue destituido por abandonar sus deberes en el enfrentamiento al lucro en la enseñanza, sanción que le prohíbe ejercer por cinco años cualquier cargo público, pese a que no recaigan sobre él la imputación de un delito y un juicio penal.


Según subraya el profesor, la experiencia le debe servir al gobierno para entender que el único camino posible es abordar los problemas de fondo que ham generado la educación de mercado, propiciar los cambios estructurales que se requieren y que con tanta urgencia piden estudiantes, maestros, organizaciones sociales y la ciudadanía en general.
Los estudiantes siguen las palabras con atención relativa, ya saben de memoria lo que van a escuchar y aunque lo comparten les suena un poco a cassette. De inmediato quitan la vista y las orejas de la pantalla, se miran sonrientes y cómplices, como si todos estuvieran haciendo la misma cuenta en el pensamiento y sumaran al unísono que éste es el tercer ministro que le voltean al presidente Sebastián Piñera. Entonces vuelven a brindar y al griterío.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada