sábado, 8 de noviembre de 2014

Héroes

Es la que nos faltaba para que la persecución se convierta ya en una de John Wayne contra los sioux, se dicen los pibes. Ayer nomás fue porque veníamos cantando por la calle a la salida de un recital, hace una semana porque bailábamos en la puerta de un boliche, un poco antes porque la moto hacía mucho ruido; pero ahora fue peor, y todo porque les pareció que bien valía la pena y era por demás justo sumarse a la protesta de los maestros.

Lo cierto es que que de golpe y porrazo media policía de Neuquén se les vino encima, los maltrató y los detuvo para que no pudieran sumarse a la marcha de la Asociación de los Trabajadores de la Educación de la provincia.

Pero, bueno, ya están curtidos por el maltrato. Así que tragaron saliva, se bancaron lo mejor que pudieron la “demora” junto a los móviles policiales, y las invitaciones hostiles del tipo por qué mejor no se van a sus casas, y el final continuaron su camino. Cuando llegaron a la movilización contra la reforma educativa, ya se sabía lo acontecido y el reconocimiento fue inmediato. “Ahí llegan nuestros héroes”, gritaban riendo los docentes mientras los aplaudían como bienvenido al acto frente a la casa de gobierno.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada