jueves, 26 de junio de 2014

No frenan los reclamos por problemas en las escuelas bonaerenses (en la Primaria 21 de Los Hornos hay una invasión de ratas; por falta de agua dan menos horas de clase en la Secundaria 26: el eufemismo ahora es “jornada reducida”)

 (El Día. La Plata, miércoles 25 de junio de 2014)- Ir a clases es cada vez más difícil en varias escuelas de la ciudad de La Plata. En la Primaria 21 de Los Hornos tuvieron que llenar el colegio con trampas para combatir la invasión de ratas. En tanto, en la Escuela Secundaria 26, de Ringuelet, redujeron la jornada escolar hace más de una semana por falta de agua en los baños. Las autoridades de la escuela 21, de 62 y 139, convocaron a los padres para informarles de la situación.

Una de las madres de un segundo grado dijo a este diario que “nos dijeron que era nuestra responsabilidad enviar a los chicos a clases, pero si no los llevamos le ponen faltas”. Fuentes de ese colegio explicaron ayer que “se encontraron rastros del paso de las ratas en dos o tres salones. La situación está en vías de solución. Ahora se colocaron cebos en distintos sectores en los que no hay contacto con los alumnos. El viernes, una vez que termine la jornada escolar, se colocarán cebos en las aulas. Luego, el lunes a las 7 de la mañana se levantará todo, se limpiará y se pondrán las aulas en condiciones para recibir a los chicos”. Uno de los padres que ayer dialogó con este diario expresó que “se debieran suspender las clases, desratizar bien el colegio y que después se retomen las actividades. De este modo mandamos a los chicos con la sensación de que algo les puede pasar, y es muy feo, porque pensamos que en cualquier momento se pueden cruzar con una rata. Son chicos de la primaria.

Entre los dos turnos, al colegio concurren cerca de 1.200 alumnos informaron en el establecimiento educativo, donde indicaron que “no están dadas las condiciones para suspender las clases. Ya vino gente del consejo escolar, de la dirección de Educación y se adoptaron las medidas necesarias para terminar con este problema. Creo que no podemos decir que es una invasión, pero es preocupante y por eso convocamos a los padres de los alumnos para informarlos sobre la situación”.




Reducción de la jornada escolar

En tanto, desde la semana pasada, los 200 alumnos de la escuela secundaria básica 26 tienen la jornada escolar reducida. El establecimiento educativo está ubicado en Centenario y 511, y no cuenta con agua en los baños. Ayer comenzaron las tareas de reparación para normalizar el dictado de clases, según contó una docente. En este caso, los padres ya difundieron a través de redes sociales y correos electrónicos las distintas deficiencias que tiene el colegio. Fundamentalmente apuntan al problema sanitario que pone en riesgo a los adolescentes que concurren al lugar.

Según se pudo saber, los alumnos del turno mañana van de 7.30 a 9.30 -deben salir a las 12-, y los del turno tarde concurren de 13.30 a 15.30 -deben salir del colegio a las 17.30. Una docente de la escuela contó ayer que “el problema más importante está en los baños, pero a veces el colegio se queda sin agua en todas las áreas. Por eso se decidió no suspender las clases, pero si reducir el tiempo que están los chicos en las aulas”. Los padres están preocupados porque “esto impacta en los contenidos que reciben los chicos. La situación lleva más de una semana, por lo cual varias materias han tenido que rediseñar los contenidos, generando problemas en el dictado de clases. Alguien debe tomar intervención para dar una solución definitiva a este inconveniente”.

La situación edilicia y de infraestructura de las escuelas de la Ciudad ha provocado la preocupación de distintos docentes y padres de alumnos, lo que generó el armado de una cuenta en la red social Facebook, bajo el nombre “Mi escuela rota, La Plata, donde se suben fotos del estado que presentan distintos establecimientos educativos. Techos con riesgo de derrumbe, paredes deterioradas, mobiliario casi inutilizable, y otras fallas que ponen en riesgo el dictado de las clases. A este panorama hay que sumarle los casos de las escuelas que han sido atacadas por vándalos, lo que generó que en algunos colegios se suspendieran las clases, o bien que se dicten en condiciones poco apropiadas. Por ejemplo, el último fin de semana, los 600 alumnos de la Primaria 50, de Los Hornos, se quedaron sin comida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada