lunes, 2 de junio de 2014

Los "precios cuidados" beneficiaron a las grandes empresas y a la clase media alta

Los grandes supermercados, las multinacionales, la clase media alta y los que viven en la Capital Federal son los mayores ganadores del programa Precios Cuidados, que está a punto de cumplir cinco meses y es la principal herramienta del Gobierno para intentar frenar la inflación, hasta ahora con escasos resultados.

A contramano del discurso oficial, que suele acusar a las grandes compañías de ser las principales responsables de los aumentos de precios, en los hechos el programa terminó ayudando -o, en algunos casos, perjudicando menos- a los jugadores líderes, tanto en producción como en distribución. Esas empresas se vieron beneficiadas por un éxodo de los clientes, que dejan los comercios barriales y las segundas marcas en busca de las ofertas que se publicitan en los partidos de fútbol.

Después de cierto retaceo inicial, a partir de abril las firmas líderes de cada uno de los principales rubros de la canasta básica decidieron adherir al polémico programa del Gobierno sumando a sus marcas más importantes. De hecho, de los 288 artículos con marca que integran Precios Cuidados, casi un tercio se lo reparten un puñado de diez multinacionales. Gigantes como Arcor, Danone y Unilever son las que aportan más ofertas al acuerdo, en los tres casos con más de una decena de productos.

Detrás de esta adhesión de las grandes empresas no hay una súbita vocación por agradar al Gobierno, sino una estrategia de negocios, admiten en el sector. Estar en Precios Cuidados implica sacrificar rentabilidad, pero ganar participación de mercado, y las compañías líderes son las que pueden soportar mucho mejor esa ecuación.

Leer el informe completo del periodista Alfredo Sainz aquí.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada