domingo, 3 de julio de 2016

La declaración de la Mesa Ejecutiva de la Conadu Histórica que presenta un balance de la gran lucha del movimiento docente universitario y sus desafíos inmediatos


Hemos protagonizado y sido vertebradores del proceso de lucha más importante de la docencia universitaria y preuniversitaria desde el año 2005.

Después de 8 reuniones paritarias, 22 días de paro, cientos de asambleas, decenas de plenarios y seis congresos nacionales, y luego de la movilización multitudinaria del 12 de mayo, logramos impedir que el gobierno imponga el techo salarial primero del 25 % y luego del 30 % y llegamos a un poco más del 35 % de incremento salarial con cláusula de revisión en septiembre del 2016. Y logramos una conquista fundamental: volver a la paritaria en el mes de febrero, es decir, quebramos las paritarias de 16 meses que nos impusieron las burocracias sindicales y el gobierno anterior.

Con nuestra lucha promovimos y organizamos la movilización docente, estudiantil y no docente más importante desde el 2001 que bajo la consigna “En defensa de le educación y la Universidad pública” congregó a más de 50000 personas en Buenos Aires, que tuvo alcance nacional con múltiples movilizaciones de miles en distintas regiones del país como en Neuquén, San Juan, Santa Fe, Misiones, Jujuy, entre otras.

En los días previos a la marcha, docentes de centenares de cátedras en todo el país sacaron sus clases a la calle para visibilizar la protesta, junto al movimiento estudiantil. Esta jornada del 12 de Mayo en el marco de una semana de paro fue decisiva.

La docencia universitaria y preuniversitaria se sumó a la protesta con un altísimo protagonismo, en la convicción de que estaba en juego no sólo la puja salarial con el gobierno, sino la dignidad de nuestra profesión, la disputa por mejorar nuestras condiciones de trabajo y sobre todo el futuro mismo de la Universidad.

La movilización no sólo permitió avanzar en la defensa de nuestro salario, sino instalar en la opinión pública y la agenda política la crisis presupuestaria que atraviesa la universidad pública y logró en los hechos la articulación en defensa de la educación pública de muchos sectores y estamentos, pues el movimiento estudiantil salió masivamente a la calle y fue un actor fundamental en las clases públicas, los no docentes se movilizaron conjuntamente a través de sus sindicatos, incluso hubo pronunciamientos de varios Consejos Superiores y autoridades universitarias apoyando los reclamos.

Volvió a estar en la agenda política del país la “cuestión de la Universidad Pública”, ayudamos a que el estudiantado vuelva a las calles en forma masiva y en conjunto decenas de miles de estudiantes, docentes y no docentes le dieron un claro mensaje de rechazo a cualquier ajuste al gobierno nacional. Avanzamos parcialmente en lo económico y tuvimos un triunfo muy importante en lo político.

Fuimos construyendo un plan de lucha que tuvo su primer día de paro el 24 de febrero cuando salimos a las calles junto con la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), en la lucha contra los despidos masivos en el estado que llevo adelante el gobierno nacional. Luego confluimos el 4 de abril con la Ctera en el paro nacional en el marco del reclamo por justicia por Carlos Fuentealba, el maestro neuquino asesinado por reclamar salario igual a la canasta familiar.

Llamamos insistentemente a la coordinación de la lucha a los otros gremios de la docencia universitaria en particular a la Conadu.

A partir de definir medidas de fuerza que se incrementaban en su profundidad logramos ir avanzando en que los otros gremios también coincidan en la fechas aunque siempre ellos definieron medidas de solo 24 o 48 horas.


Desde la CONADU Histórica nos planteamos el objetivo de romper el techo salarial del gobierno y ello solo era posible con la profundización y masificación de nuestro plan de lucha. Por ello fuimos de paros de 48 horas a 72 y luego a paros de una semana. Para la segunda semana de paro propusimos a las organizaciones estudiantiles y a las otras federaciones docentes la realización de la marcha nacional para el 12 de mayo a Plaza de Mayo.

Todas las organizaciones estudiantiles acordaron en la realización de la marcha. Sin embargo desde la Conadu plantearon realizar la marcha a fines de mayo porque todavía no estaban las condiciones y no a la Plaza de Mayo porque íbamos a ser pocos.

Logramos que la movilización sea el 12 de mayo e insistimos en que fuera una convocatoria conjunta. Logramos marchar unidos hasta el ministerio de Educación donde realizamos el acto conjunto con la lectura de un documento- Luego la Conadu Histórica junto a los estudiantes marchamos a Plaza de Mayo. Llenamos la Plaza y se expresaron en el acto las Federaciones estudiantiles de las distintas Universidades y la FUA, además de la Conadu Histórica. Fuimos más de 25.000 los que llegamos a la Plaza de Mayo, no fuimos pocos.

A partir del plan de lucha de la Conaduh que logró unificar al conjunto de la organizaciones gremiales y confluir con los estudiantes y no docentes en la masiva movilización del 12 de mayo en el marco de una alta adhesión al paro de esa semana, el gobierno nacional tuvo que mejorar la propuesta salarial y enviar refuerzos presupuestarios extras a las universidades nacionales. Fueron nuestras asambleas de base las que definieron las condiciones para aceptar la propuesta salarial luego de ocho reuniones, al tiempo que marcaron el ritmo del plan de lucha.

Este proceso nos deja en mejores condiciones para continuar con la lucha por nuestros derechos, contra el ajuste sobre la educación y la universidad Pública que este gobierno está imponiendo y contra la Ley de Educación Superior vigente desde hace más de veinte años. También para continuar la exigencia de la efectiva aplicación integral y sin reservas en todas las universidades nacionales del Convenio Colectivo de Trabajo que conquistamos el año pasado tras décadas de lucha.

Nuestra Federación fue el principal artífice de este proceso. Salimos fortalecidos y más unidos con un avance en la organización, en la profundización de la democracia sindical y en el fortalecimiento de la independencia y la autonomía respecto de los gobiernos y las autoridades universitarias.

Mesa Ejecutiva CONADU Histórica


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada