sábado, 27 de septiembre de 2014

Médicos y docentes paraguayos van a la huelga general tras fracasar el diálogo con el gobierno

(Por Javier Rodriguez Roque. Prensa Latina, Asunción, jueves 18 de septiembre de 2014)- Los gremios de médicos y docentes paraguayos ratificaron iniciar el 30 de septiembre una huelga de tres días tras fracasar el diálogo de esos sectores con el gobierno y enfrentar hoy el rechazo a sus demandas.

La situación más candente se registró a la hora de una nueva negociación de los galenos con el ministro de Salud, Antonio Barrios, la cual terminó abruptamente con la retirada de los delegados de la Coordinadora de Gremios Médicos Unidos y el Sindicato Nacional de Médicos.

Los dirigentes de los profesionales Lilio Irala y Arturo Rabito acusaron a Barrios de intentar politizar el conflicto, negarse a un cronograma de cumplimiento de los acuerdos a tomar y movilizar personalmente a adeptos del gobierno para hacer fracasar las asambleas de los médicos.

Barrios se negó a garantizar los fondos solicitados para mejorar la atención a los pacientes, acabar con la falta de medicamentos e insumos en los hospitales públicos, resolver problemas en la infraestructura hospitalaria y garantizar el envío este año al Congreso del proyecto de carrera sanitaria.

A cambio, puntualizó Rabito, el ministro se burló de la potencialidad del movimiento de protesta, lo acusó de estar influenciado por grupos de izquierda y negó rotundamente la existencia de falta de medicinas e insumos, algo admitido diariamente por la población en medios de difusión.

Irala aseguró que se busca la confrontación y la división de los médicos y durante la reunión todos apuntaron hacia la actuación de César Pimienta, director de Recursos Humanos, el cual anunció descuentos salariales a quienes participan en los paros actuales o lo hagan en la futura huelga.

Los gremialistas se reunirán hoy para adoptar la estrategia a seguir hasta el día 30 de septiembre fecha en la que, por cierto, coincidirán con decenas de miles de docentes iniciando también un paro de tres días y el apoyo de la Federación Nacional Campesina y la Federación de Estudiantes Secundarios.

Los educadores recibieron durante la jornada la noticia de que la Corte Suprema de Justicia falló a su favor reconociendo su derecho a la huelga sin sanciones salariales por parte del ministerio de Educación.

Dicha sentencia anuló otra de un tribunal de inferior nivel que posibilitó el pasado año descuentos por 10 millones de dólares a los docentes participantes en un paro en demanda de mejorías en la jubilación del sector.

Ante esta situación, la Federación de Educadores de Paraguay acordó introducir una demanda judicial para obligar al gobierno a devolver el importe de lo descontado el pasado año y a pagar por daños y perjuicios ocasionados a la masa de afectados.

La reunión ratificó la paralización de labores durante tres días a partir del 30 de septiembre siempre en demanda de mayor presupuesto para lograr una educación gratuita y de calidad, reparar las escuelas, garantizar almuerzo y libros gratuitos para los alumnos y pagar bonificaciones atrasadas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada