lunes, 22 de septiembre de 2014

Escuelas del Vaticano para la Argentina y el mundo

La Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA) denunció que hacia fines de mayo Alberto Barbieri -Rector de la UBA- mantuvo un encuentro con del Papa Francisco en el que se acordó la “participación” de la Iglesia Católica en el “proyecto” de la universidad. La meta era, se supo entonces, crear escuelas secundarias en algunas zonas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el conurbano,  en las cuales participarían sacerdotes de “sensibilidad social” junto a otras instituciones. En ese momento Barbieri se comprometió a que la UBA adheriría al programa Scholas Ocurrentes, cuya “filosofía” orienta el Papa. Antes, al cumplirse un año del nombramiento de Bergoglio en el Vaticano, Barbieri se hizo presente en los festejos para homenajear al Papa motorizados por la Universidad Católica Argentina (UCA). O sea que la denuncia estudiantil partía de preguntarse qué tiene que hacer la iglesia en una educación que se pretende -así lo dice la ley, ¿no?- laica, y denunciaba a continuación que Barbieri pretendía legitimar la intromisión de la Iglesia en la Educación Pública, con el argumento de estar dando una mano a los “desposeídos”.

Un nuevo capítulo de las Scholas Ocurrentes se conoce ahora. 

"(...) El encuentro con Francisco modificó el sentido del viaje de Cristina Kirchner a esta ciudad. El Papa pretendía que su red de Escuelas para el Encuentro, Scholas Ocurrentes, sea proyectada a escala internacional por la Argentina. Por eso, durante el almuerzo en Santa Marta, le pidió a la Presidenta que presente ese programa en su discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas pasado mañana. El ritual de esa exposición será acordado hoy, cuando ella visite al secretario general, Ban Ki-moon.
Scholas Ocurrentes, una asociación global de colegios para promover una "pedagogía de la paz", nació en Buenos Aires con el nombre Escuelas Vecinas. La fundaron el entonces arzobispo Jorge Bergoglio y el educador José María del Corral, que hoy preside Scholas en el Vaticano. Del Corral fue el más sorprendido por la jugada de Bergoglio. Estaba por tomar un avión en Roma para regresar a Buenos Aires cuando tuvo que cambiar de destino. Ayer por la mañana deambulaba por Manhattan comprándose ropa para una estadía inesperada en la comitiva presidencial, que lo elevó a la categoría de estrella. (...) La presentación de Scholas Ocurrentes mejorará la performance de Cristina Kirchner en la ONU. Porque llevar los inconvenientes de lareestructuración de deuda a esa organización, que era el único objetivo original, es apenas más eficaz que someterlos a una convención mundial del Rotary". 

Leer el artículo completo de La Nación de hoy aquí.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada