viernes, 19 de septiembre de 2014

La lucha sigue en la Universidad Nacional de Tucumán

(Por Diego Toscano. Prensa Obrera, 1331, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, jueves 11 de septiembre de 2014)- La primera asamblea luego de la suspensión de la huelga general, realizada el martes 2 de septiembre, dejó en claro que el proceso de lucha sigue abierto y que la docencia sigue firme y dispuesta a asegurar las conquistas logradas con la lucha.

De la asamblea participaron más de 300 docentes en un clima fuertemente combativo. El eje fue el rechazo a una propuesta de acta-acuerdo que las autoridades querían que se firme y que la conducción del gremio había avalado en cierto modo. El acta tenía una cláusula de paz social, cuyo propósito era maniatar a la docencia ante la convocatoria de la Asamblea Universitaria arrancada por la huelga para que se reconozca la carrera docente y la ciudadanía para los preuniversitarios, pero que las distintas camarillas pretende usar para imponer otras reformas en función de sus intereses.

El otro eje de debate fue la lucha para desmantelar la patota. La asamblea resolvió una campaña de firmas para reclamar que el nuevo estatuto universitario incluya un artículo que prohíba la existencia de organismos de represión y espionaje en el seno de la UNT.

Este reclamo choca directamente con la burocracia de Apunt (sindicato de los no docentes), porque el grupo de tareas aparece camuflado como personal. Por medio de volantes y declaraciones, la burocracia salió a provocar a la docencia, diciendo que no iba a tolerar que se disuelva el “cuerpo de serenos”.

Finalmente, la asamblea decidió emplazar a las autoridades para que en quince días resuelvan los cuatro puntos pendientes del pliego:

1)-establecer como cuestión prioritaria en el temario de la Asamblea Universitaria los reclamos de Adiunt, la Asociación de los Docentes e Investigadores de la Universidad Nacional de Tucumán;
2)-que no se aumente a la cuota de la obra social;
3)-desmantelamiento de la patota;
4)-pago de los 1.000 pesos conquistados también a los 500 auxiliares estudiantiles que tiene la universidad.

Al día siguiente, una concentración de auxiliares docentes estudiantiles junto al gremio se movilizó por este último reclamo. Las autoridades quedaron en contestar el lunes y habrá una nueva concentración. Los ayudantes estudiantiles están debatiendo afiliarse masivamente a la Adiunt.

El jueves 4 fueron los docentes de teatro quienes hicieron una protesta contra las designaciones de profesores a dedo por parte de la rectora. Para el miércoles 17, la docencia y el movimiento estudiantil han convocado a una nueva marcha de antorchas.


En 15 días se acordó convocar a una nueva asamblea general para evaluar el cumplimiento de estos puntos. Si las autoridades no dan respuesta, estará planteado el no inicio del segundo cuatrimestre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada