martes, 5 de mayo de 2015

Unión de los Trabajadores de la Educación de la provincia de Río Negro (UnTER): "exigimos medidas de protección antes del reinicio de clases"

La grave situación provocada por la erupción del volcán Calbuco y la posterior nube de ceniza que cubrió la provincia de Río Negro sumó más problemas a los que ya tienen numerosas comunidades educativas. Frente a esta contingencia, exigimos que, para el reinicio de las clases, se arbitren todos los medios necesarios a fin de garantizar la limpieza adecuada de los establecimientos afectados, respetando las normativas específicas, con la provisión de insumos y protección necesarios en estos casos.

Es verdad que lo sucedido fue sorpresivo e imprevisible, pero eso no quita que la reacción de muchos funcionarios no estuvo a la altura de las circunstancias. A modo de ejemplo, la demora, en algunas coordinaciones, para definir la suspensión de clases, o la decisión de no hacerlo, pese a las recomendaciones de Defensa Civil, en cuanto a restringir la actividad en espacios públicos, evidencia que no hay un criterio común para actuar frente a la crisis.


Si bien en Bariloche, se actuó rápido, en parte, porque todas las instituciones gubernamentales reaccionaron en conjunto, en las localidades del Alto Valle, la dilación para tomar decisiones, generó muchísimo malestar, especialmente en los colegios nocturnos, donde el jueves, trabajadores/as y estudiantes, debieron asistir a clase bajo la persistente lluvia de ceniza, lo que puso en riesgo su salud e integridad  física. Una situación similar se vivió en las escuelas hogares y residencias, donde las y los auxiliares docentes debieron resolver sobre la marcha la comunicación con las familias, y sus propios compañeros en el cambio de los turnos.

En El Bolsón, teóricamente la ceniza no generó mayores problemas, sin embargo, la mayoría de las escuelas presentan una precaria situación edilicia, que hemos denunciado sistemáticamente y la Escuela Primaria 103 en Mallín Ahogado hace días que no tiene clases por falta de agua.

La invasión de roedores en numerosos colegios a lo largo y ancho de la provincia, el CEM 38 de San Antonio Oeste disperso en cuatro lugares diferentes (CET N° 19, CEM Nº 29, Escuela Primaria N° 161 y el Destacamento de Bomberos), se suman a la lista de problemas por mantenimiento o falta de estructura, que puso en descubierto el inicio de clases y la urgente necesidad del ministerio de cumplir con los famosos 190 días de clases.

Lo mínimo que podemos esperar ahora, con todo el aparato gubernamental en alerta, es que todo se resuelva de manera rápida y efectiva, en resguardo de toda la población, fundamentalmente de niños y niñas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada