jueves, 3 de marzo de 2011

El ganador, de Alex Cox

No habíamos visto la película dirigida por Alex Cox llama The Winner (El ganador), aunque sabíamos de su existencia. Ahora pudimos hacerlo gracias al cable y el azar. El filme tiene la particularidad de que ha sido repudiado por su propio creador dado que, según él, los productores que en su momento lo contrataron terminaron metiendo mano, reeditando imágenes, cambiando la música, en fin, todo aquello que no debe hacerse si se quiere que las cosas más o menos lleguen a buen puerto.

Se trata de una extraña historia, a medias película de camino en el desierto de Los Ángeles a medias ensoñación de tubos fluorescentes de Las Vegas. Por allí deambulan los hermanos que encarnan Michael Masden, el malo y tramposo, y Vincent D’Onofrio, el puro y suertudo, oliéndole las partes a la rubia oxigenada que protagoniza Rebecca de Mornay mientras los acechan los perversos que tienen los cuerpos de Delroy Lindo y Billy Bob Thornton, más un trío de borrachos y drogados psicópatas que nunca saben bien por qué hacen lo que hacen.
Suerte de policial psicodélico, la película es de 1996, y se nota, sobre todo a partir de esos reflectores que revolotean sobre las escenas entre otros recursos que buscan extrañar la acción y la resolución “mágico-sobrenatural” del final que el otrora esteta punk Alexander Cox quiso volver a convocar los mismos espíritus que inspiraron su justamente celebrada Repo Man (1984). Pero esta vez los santos no hubieran marchado así pateara las puertas del cielo toda la eternidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada