miércoles, 16 de marzo de 2011

David Yengibarjan, Pandoukht

Según él mismo ha contado en algunos reportajes, el acordeonista armenio David Yengibarjan siguió estudios tradicionales para su formación musical, más tarde se dejó seducir por Duke Ellington y Charles Mingus, hasta que un día descubrió y sumó a la orgía de su inspiración a Astor Piazolla. Así se gestó un estilo bien particular.
Enel 2004 grabó Pandoukht, junto al guitarrista Gábor Gadó, el bajista Horváth y el multipercusionista András Dés, más la trompeta de Frank London.
Son nueve canciones a la vez cercanas y exóticas. El curioso efecto se produce a partir de la hibridación de aires clásicos de tango, sones del la Europa del este y de Oriente, arreglos y formas propias del jazz. La trompeta áspera, primitiva, de London le da un toque bien original al conjunto, como puede escucharse en la tanguera “Overtura” o el folklórico “Berd Par”; pero que en otras ocasiones (“Hoy Noubar”) sabe transformar la rusticidad en la modulación elegante más típica del cool jazz. El trabajo del acordeón es en todos los casos de un virtuosismo bien emotivo.
Vale la pena la búsqueda.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada