miércoles, 11 de febrero de 2015

Una escuela por alumno

A comienzos del año pasado las obras estaban a medio arrancar y, pese a la catarata de promesas oficiales, cuando llegó la Navidad seguían en el mismo punto, más allá de algunos tablones amontonados en el patiecito de atrás. Los compromisos saltaron a las vacaciones de este 2015, pero ya se acerca el fin de febrero y el comienzo de las clases y el panorama apenas se ha modificado.

En la primera reunión de consultas el profesor hace referencia a la situación y especula de cara a sus estudiantes que la demora seguramente se deba a que son varios los colegios de la zona que enfrentan problemas de diferente tipo, desde techos hasta baños y paredes, para no mencionar la necesidad de aulas completas, y bueno, las cuestiones de infraestructura llevan su tiempo, ¿no?

Uno de los del quinto b se enciende de ironía y comenta al toque: “Qué raro. Porque si se tienen en cuenta la cantidad de establecimientos construidos por Eduardo Duhalde y los otros muchos miles de cintas de inauguración que le hemos visto cortar a Cristina Kirchner en los entretiempos del fútbol televisado, pues debería haber una escuela nueva por alumno”. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada