lunes, 2 de febrero de 2015

La Asociación Gremial Docente de la Universidad de Buenos Aires (AGD-UBA) frente al comienzo del nuevo cuatrimestre

Si bien el 2014 terminó con la victoria del pago de lo comprometido a los becarios UBA  (salario del jefe de trabajos prácticos -JTP- de dedicación  exclusiva, retroactivo a octubre de 2014) y la garantía de ese salario para todo 2015, son muchas las deudas que tienen con los docentes universitarios el Rectorado de la UBA, el Ministerio de Educación y el Ministerio de Trabajo.

A pesar de que reiteradas veces el rector Alberto Barbieri anunció el convenio con el Ministerio de Educación, el mismo todavía no firmado, por lo cual no serán automáticos los ajustes salariales de este año. Por este motivo, los becarios, junto con la AGD,  continúan en plan de lucha por este reclamo y por la mejora de todas las condiciones de trabajo.

El año también concluyó con la renovación de todos los nombramientos de los compañeros de 65 años, gracias a la pelea incesante de la Comisión de No al Cese de AGD UBA. Sin embargo sigue pendiente que el Rectorado cumpla con lo que establece nuestra Ley Nacional Jubilatoria, a lo que se suma que la Comisión de Previsión del  Congreso Nacional cajoneó una  iniciativa para el cumplimiento de la misma.


Los grandes temas pendientes son el salario, el convenio colectivo de trabajo, la estabilidad, regularización y ciudadanía universitaria.

La paritaria salarial, aplaudida y avalada por las burocracias de Conadu Feduba, Fedun Aduba, Ctera y Uda, profundizó la caída del salario real, que desde diciembre de 2012 a diciembre de 2014  ha perdido, tomando el valor del cargo testigo (ayudante de primera semi exclusivo) el 16,71% de poder adquisitivo. Con una inflación en el 2014 de alrededor del 39%  el Gobierno Nacional pretende que sigamos con el mismo salario hasta… julio 2015.  En consonancia el Rectorado de la UBA se sumó al ajustazo nacional al rechazar nuestro pedido de bono de fin de año para mitigar el deterioro del sueldo, entregando a cambio sumas por dedicación que son realmente una burla y manteniendo el descuento compulsivo de la Caja Complementaria que engorda las cuentas de algunas de esas burocracias. Nada extraño viniendo del mismo gobierno universitario que dio la espalada a los reclamos y derechos de  docentes, estudiantes y graduados de los preuniversitarios, como bien ha denunciado la comunidad y la AGD del Pelle frente al adelantamiento y elección a dedo del nuevo Rector.

Por otro lado, mientras el Ministerio de Educación y Trabajo se tiran la pelota, todos los docentes universitarios nacionales seguimos sin Convenio Colectivo de Trabajo dando lugar en los hechos a las reservas de las distintas universidades. Ubicándose en el extremo de esa posición, la UBA directamente se retiró del debate aclarando que no acepta que se le impongan condiciones laborales para su personal.

La ausencia de un CCT permite que las universidades nacionales sean el paraíso de la flexibilidad laboral, llevándose el primer premio la UBA, con miles de ad honorem y de docentes interinos y por lo tanto inestables. Es el caso del CBC, con toda la planta de auxiliares interinos desde 1985. Allí, mientras se generan nuevas cátedras con docentes amigos de la casa, no se cubren las bajas,  se ataca a las condiciones académicas y laborales de los docentes, incluso con manipulación de los concursos de profesores y se niega, al igual que a los preuniversitarios, la ciudadanía a sus docentes.
Compañeros, tenemos que prepararnos. En este cuadro de situación, el debate y la organización para pelear por nuestros derechos son indispensables.

AGD UBA convoca a partir de mediados de febrero a reuniones por facultad que nos permitan chequear la situación de cada unidad académica para volcarlos en la primera asamblea del año que delibere y resuelva acciones para imponer nuestros reclamos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada