domingo, 14 de noviembre de 2010

San Juan de Puerto Rico, Argentina

El líder sindical de los maestros portorriqueños, Rafael Feliciano, resaltó que la huelga pretendía "sensibilizar al país de la intención de privatizar el sistema", aunque aclaró que ése es sólo uno de los problemas que aqueja al sistema público puertorriqueño. Le explicó a continuación a los periodistas que el Ejecutivo pretende privatizar parcialmente el sistema a través de la conocida como Ley 7, concebida para reducir el grave déficit fiscal que ahoga al país y que ha supuesto ya el despido de miles de empleados. "La norma favorece que se despida a los empleados públicos de escuelas para entregarle el sistema a empresas privadas", sostuvo, y resaltó a continuación que otra de las pretensiones del Ejecutivo es la de privatizar su sistema de retiro, medida que cuenta con el rechazo frontal de la Federación de Maestros de Puerto Rico.


Dijo que otro de los graves problemas que sufre el sistema es la falta de maestros, lo que ha provocado que cerca de 100.000 estudiantes carezcan de profesor en alguna de las asignaturas de los actuales planes de estudio. "Hay un esfuerzo por parte del gobierno por desmantelar la escuela pública y desprestigiarla", subrayó Feliciano tras participar en una manifestación en San Juan que concluyó ante el Capitolio, sede del Legislativo puertorriqueño.
Desprestigiar para privatizar… Termina de leer la noticia y cierra el diario mientras hace memoria para recordar el caso de los trenes y los servicios públicos básicos en la Argentina, el gas, la luz, los hospitales. Desprestigiar para privatizar, reza la fórmula oficial… Le asombra lo cerca que están países que siempre había juzgado muy lejanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada