miércoles, 17 de noviembre de 2010

Medeski, Martin & Wood, Shack-man

Tecladitos de dibujo animado que juegan sobre el paseo rítmico de bajo y batería. Algún toque de sintetizados, y el órgano que, como dicen las propagandas de champú, da cuerpo y volumen. “Is There Anybody Here that Love my Jesus?” con su arranque casi humorístico, como para que se sepa que la cosa va en serio pero no tanto.
El repiqueteo del bajo en “Think”. Desprejuiciado, fresco, indie de verdad. La batería cortita, al pie, puro golpeteo imaginativo. Aceleración rápida y freno marcado: “Bubblehouse”, uno de los mejores temas del disco. Arcos melódicos que se repiten para que cada tanto el órgano tire algún subrayado lírico. Alguno un poco más rarito y experimental, como “Henduck”.


Todo eso en Shack-Man. El disco es de 1997; por entonces el tecladista John Medeski, el percusionista Billy Martín &  el bajista Chris Wood no eran Medeski, Martín & Wood ni habían pasado por la Argentina, pero ya tenían todo lo que hay que tener para impresionar bien y se veían venir. En primerísimo lugar una bien saludable y fresca inclasificabilidad Aunque por lo general las críticas le han bajado el pulgar es uno de los álbumes que preferimos de este muy interesante trío. Un racimo de divertidas miniaturas del soul moderno instrumental.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada