jueves, 18 de noviembre de 2010

Lucas Demare y su Mercado de Abasto

Mercado de Abasto es una pieza clásica del cine vernáculo que dirigió Lucas Demare en 1955. El libro estuvo a cargo de Sixto Condal Ríos y Nicolás Olivari, para el lucimiento casi exclusivo de Tita Merello. Entre otros motivos de devoción el filme incorpora la célebre interpretación de “Se dice de mí”, de Francisco Canaro e Ivo Pelay,
que brilla con brillo propio, aun cuando a la Merello le toca poner el cuerpo al tópico de la mujer que sueña que el hombre que se le arrima aunque sea un malandra cambiará “por ella”. Así le va, claro.



Ninguno de estos blasones impidió que en su momento la censura de la Libertadora la retirara de la distribución comercial por el simple hecho de que en una escena rápida aparece el retrato de Juan Perón.
Vista desde hoy, cuando siguen sobrevalorándose los debates acerca de si el cine es arte u otra cosa, llama la atención el carácter pedagógico de la historia, sobre todo para convencer al conjunto de los argentinos sobre los beneficios de pagar los impuestos en tiempo y forma. En ese sentido es de antología la charla del inspector con el remiso y avaro Pepe Arias. Así también, claro, la moraleja en torno a la salud pública que cierra el relato con final feliz.
Imperdible melodrama del cine criollo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada