viernes, 12 de octubre de 2012

Esta vez no cabe la risa


El recientemente electo presidente de México, Enrique Peña Nieto, designó al general colombiano, Oscar Naranjo, como asesor de Seguridad y al frente del Instituto Latinoamericano de Ciudadanía (ILC) el pasado 6 de septiembre. Se trata de una  dependencia de otro instituto, el Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, y sus estudiantes salieron de inmediato a denunciar lo que consideran una siniestra presencia.

Naranjo se desempeñó como jefe de la Policía Nacional de Colombia y dirigió en 1993 la operación que terminó con la vida de Pablo Escobar. Sin embargo, testimonios de la prensa colombiana lo vinculan con gran cantidad de acciones menos santas, como múltiples violaciones de los derechos humanos en ese país, y testimonian su relación con grupos paramilitares.

La noticia de un uniformado de tal porte al frente de una institución educativa parece dar vida a aquel profético anuncio de la canción de Les Luthiers que colocaba a un cabo al frente del ministerio de Educación. Aunque esta vez no hay lugar para la risa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada