lunes, 29 de diciembre de 2014

Hay falta de vacantes en los jardines de infantes de la ciudad de La Plata: un estudio indica que casi la mitad de los chicos de 3 a 5 años no tiene banco en los centros públicos y que los privados están saturados

(El Día. La Plata, domingo 28 de diciembre de 2014)- El 45,6 por ciento de los niños platenses de 3 a 5 años no va a la escuela pública. ¿Eso quiere decir que todos esos chicos van a establecimientos privados? No, ya que los privados hace por lo menos cuatro años que están saturados y con listas de espera que se comienzan a confeccionar alrededor de julio de cada curso lectivo. La razón es que en el nivel inicial no hay vacantes para todos, y si bien el problema afecta mayormente a los pequeños de 3 años, también alcanza a muchos de 4, edad obligatoria para iniciar la escolarización en la provincia de Buenos Aires desde el 2007. 

También hay listas de espera en los jardines públicos. Eso lo admiten incluso en la cartera educativa bonaerense, aunque allí niegan que en La Plata falten bancos para alumnos de 4 años. Dicen que hay listas de espera porque muchos padres no logran anotar a sus hijos “en el establecimiento que quieren o en el más cercano a su domicilio”. 

No obstante, las autoridades conceden que crear una plaza para cada niño de 4 -siempre contemplando el distrito en su conjunto sin sopesar las zonas críticas que contiene- fue un trabajo que recién terminó este año, siete ciclos lectivos después de la sanción de la ley de Educación provincial 13.688 que fijó la obligatoriedad desde esa edad. Así las cosas, asegurar la enseñanza inicial desde los 3 y garantizar que todos los chicos de 4 y 5 cuenten con un jardín cercano a sus hogares aparece como una de las principales deudas del sistema educativo. Y es que la problemática afecta básicamente a los sectores sociales más vulnerables, donde los casos de niños que llegan a la sala de 5 sin pasar por las secciones previas, o que incluso inician la primaria sin pasar por el jardín, son más numerosos de lo que se cree.

"Faltan 73 jardines"

Un informe elaborado por la Asociación Civil Alere, un centro de estudios platense sobre educación pública, asegura -basándose en datos oficiales- que en La Plata “faltan 73 jardines de infantes de 7 secciones cada uno si se quiere absorber a la totalidad de la población de 3 a 5 años”. Cabe aclarar que el estudio se aboca exclusivamente al sistema público de enseñanza. En ese contexto, detalla que en la Ciudad hay 87 establecimientos de nivel inicial que cuentan, en conjunto, con 611 secciones o “salitas” que albergan a 16.332 niños de 3 a 5 años. 

La matrícula promedio por sección es, entonces, de 26,73 alumnos. Luego se basa en la población platense de esa franja etaria. Según el censo 2010 ascendía a 29.137 niños. Ese número proyectado al 2012 de acuerdo a la metodología de proyección oficial sube hasta 30.038. Por lo tanto, si hay 30.038 chicos de 3 a 5 años y a los jardines estatales van 16.332, ello implica que 13.706 “no van a la escuela pública”. En porcentajes, el 54,37 por ciento concurre a los establecimientos de gestión estatal y, como se indicó, el 45,63 por ciento no lo hace. Tras resaltar que los datos del informe “surgen de la planta orgánica funcional de cada escuela (POF), que está cargada en la web oficial de la dirección general de Educación bonaerense”, el ex titular del Consejo Escolar platense e integrante de Alere, Alberto Darhanpé, acota que “además coincide con los cupos del servicio alimentario escolar, que para los jardines de infantes es obligatorio”. 

Dicho eso, el ex presidente y actual funcionario del Consejo afirma que “las zonas más críticas son Los Hornos, Romero, Villa Elvira, Altos de San Lorenzo y Abasto”. “Allí se concentra la mayor necesidad de jardines”, dice, y recuerda que “los últimos tres edificios que se construyeron de cero, sin incluir ampliaciones o inmuebles nuevos para establecimientos preexistentes, datan del 2011, 2012”. Son los jardines 984 del barrio UPCN (7 y 89), el 985 de Altos de San Lorenzo (19 entre 84 y 85) y el 986 de Los Hornos (146 entre 58 y 59). “Se está muy por detrás de la demanda, y en los centros educativos públicos hay listas de espera. Encima, luego no se hace un seguimiento de los chicos que figuran en esas listas”, asevera. La inspectora jefe Regional de Educación, Maite Coradazzi, admite que “es cierto que hay listas de espera”, pero aclara que “no es cierto que no hay vacantes en la ciudad de La Plata”. 

La funcionaria se refiere exclusivamente a los niños de 4 y 5 años. Según indicó, el hecho de que la Provincia haya sido “pionera” en implementar la obligatoriedad de la sala de 4 en el 2007 “implicó un gran desafío al que se le fue brindando una respuesta progresiva a través de distintas estrategias”, afirmó, y reconoció que “la respuesta requerida se pudo dar entre el 2013 y el 2014”. ¿Cuáles fueron esas estrategias? “Concentrar la atención en los alumnos de 4 y 5 por sobre los de 3”, señaló Coradazzi, y añadió que también se apela mucho a las salas multiedad, donde conviven chicos de distintas edades. Si bien apuntó que ese tipo de secciones prevalecen en los jardines de la periferia, pues los del casco urbano “son más grandes”, recordó que el Normal 1 llegó a implementar esa modalidad. A propósito, la jefa regional opinó que “las listas de espera tienen su origen en que la inscripción al nivel inicial es la primera que se abre, en noviembre, y muchos padres anotan a sus hijos en más de un jardín”. “La elección -dijo- se hace por tradición familiar, por el prestigio de la institución o por la cercanía con el domicilio”. Entonces se provoca, siempre de acuerdo a la versión oficial, una saturación en ciertos establecimientos. 

Por ejemplo, en el centro están a la cabeza “los tres normales”. Ahora bien, ¿qué ocurre con la familias que no encuentran banco en el jardín del barrio o de la zona donde viven? “Se hace un trabajo muy difícil, que encaran los equipos directivos y los de orientación escolar, para ofrecerles jardines alternativos, se los guía, se los asesora, se les explica que todos tienen los mismos programas y que todos ofrecen una buena formación”, relata. La funcionaria asegura que Los Hornos y Romero son las zonas más críticas, y resalta que en ambas localidades se inició la construcción de sendos jardines nuevos. No coincide con la Asociación Civil Alere en que Abasto entra en la lista de zonas con importantes problemas. Pero los vecinos afirman lo contrario. 

Abasto, un caso testigo

La Junta Vecinal Abasto San Ponciano hizo llegar un fuerte reclamo que pone sobre la mesa varios de los elementos que comentaron en Educación y en la asociación. Dice que en esa localidad “hay solamente un jardín de infantes público, que hace años deja a más de 350 niños sin salita de tres años. Eso ocurre porque priorizan el hecho de cumplir con lo que la ley marca como obligatorio, es decir, la escolarización de los chicos de 4 y 5 años. Así y todo muchos ingresan a la escuela primaria sin jardín, con todo lo que eso implica, como no saber socializar, no poder tomar un lápiz, y tantas cosas más”, apuntan desde la Junta Vecinal. La problemática impacta de lleno en las familias más humildes, que no pueden trasladarse mucho para llevar a sus niños al jardín (a veces la opción más cercana es el centro) y menos aún enviarlos a un privado. 

Pero los privados ya no son la alternativa para ningún sector. Y no porque no quieran, según indicó el titular de Acidepba -entidad que nuclea a más del 20 por ciento de los servicios educativos bonaerenses-, Héctor Reynoso. “La mayoría de los cupos se cubre con los hermanos de los chicos que ya están en las instituciones”, dijo, y ejemplificó: “En un colegio con jardín, primaria y secundaria, de 30 vacantes para el nivel inicial alrededor de 25 las ocupan hermanitos, que tienen prioridad, de modo que quedan 4 ó 5 en promedio por escuela”. 

Así, los 74 jardines privados de La Plata lejos están de satisfacer una demanda tan grande y heterogénea. “Los aumentos de aranceles que autoriza Educación apenas alcanzan para trasladarlos a los sueldos docentes, de manera que hace años que los colegios no pueden invertir para crecer ediliciamente”, apunta Reynoso. Y añade que “si el sector no puede crecer no logra responder a la demanda por el paso de las escuelas estatales a las privadas ni a la que se origina en el crecimiento demográfico”. El jardín Garabatos del Club Capital Chica de Los Hornos es una muestra cabal de lo que pinta Reynoso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada