jueves, 11 de diciembre de 2014

Calientes

En medio de los reclamos y las huelgas semanales que los docentes llevan adelante, el Ejecutivo decidió adelantar el final de las clases en el nivel primario, el Bachillerato Libre para Adultos y las bibliotecas al 12 de diciembre, una semana antes de lo estipulado por el calendario original de la provincia de Chaco. La decisión confirmó la falta de capacidad de la administración no ya para resolver el conflicto docente, si no al menos para atenuarlo sentándose a debatir y negociar con los gremios que aseguran que sus salarios habrán retrocedido casi un diez por ciento al cabo de 2014.

El ministro de Educación lo había deslizado a la prensa casi como un trascendido, cuando dijo al pasar que analizaban la posibilidad de acortar la finalización de las clases a raíz de las altas temperaturas que no permitían el normal funcionamiento de los acondicionadores de aire. “Como si todas las aulas de la provincia estuvieran refrigeradas”, ironizaron de inmediato maestros y padres. “Los pocos colegios que tienen estos equipos es gracias al esfuerzo de las cooperadoras y los docentes, porque el gobierno nunca puso un solo acondicionador de aire en una solo establecimiento” aseguraron los representantes sindicales. Y a la vez recordaron que cada vez que hay un paro las autoridades enfatizan que se posterga el cumplimiento de objetivos pedagógicos, y ahora se acaban de cumplir las “metas” por decreto y siete días antes.

Los maestros chaqueños están cada vez más calientes, y no se puede echar la culpa a la temperatura.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada