viernes, 12 de diciembre de 2014

Aunque sigue siendo menor que en otros países latinoamericanos, la deserción escolar en las escuelas primarias argentinas pasó de 5,1% a 6,9% en cinco años, según un informe de la Unesco, que se la atribuye a la pobreza y a la desigualdad

(Por Alfredo Dillon. Clarín, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, jueves 11 de diciembre de 2014)- El abandono en la primaria aumentó en los últimos años, según los datos del Tercer Estudio Regional Comparativo y Explicativo (TERCE), la prueba regional de Unesco presentada hace unos días. Entre los resultados del TERCE apareció una noticia inesperada: de acuerdo con UNESCO, la tasa de abandono acumulado en el nivel primario creció 1,8 puntos porcentuales en Argentina. La deserción pasó del 5,1% en 2006 al 6,9% en 2011, última cifra disponible. Desde el Ministerio de Educación aseguran, sin embargo, que el abandono viene en descenso en la primaria.

La tasa de abandono escolar es uno de los indicadores más preocupantes en política educativa, porque refleja la incapacidad del sistema escolar para garantizar oportunidades educativas para la población”, señala el informe de UNESCO. De la medición se desprende que Argentina es uno de los pocos países de América Latina donde el abandono creció en estos años: solo Perú y Colombia registran también un incremento de la cantidad de chicos que se van de la escuela primaria. A contramano de nuestro país, Chile logró prácticamente eliminar el abandono en ese mismo período: su tasa pasó del 8,6% al 1,3%. Uruguay y México también mejoraron sus indicadores y ahora tienen menor abandono que la Argentina (5,3% y 4,2%, respectivamente); Brasil no presentó sus datos.


La deserción en Argentina es significativamente más baja que en la mayoría de los países latinoamericanos, cuya tasa promedio es del 16,7%. Entre las causas detrás del abandono en la región, el informe TERCE menciona en primer lugar la pobreza y la desigualdad, que “se asocian con factores como la ineficacia de las escuelas para mantener a los estudiantes, y con condiciones externas a la escuela, como la necesidad de los estudiantes de trabajar para aportar al ingreso familiar”. El informe también señala que, en algunos contextos, el abandono puede relacionarse con una falta de valoración de la educación formal o con la percepción de que la currícula escolar es “poco pertinente” frente a las necesidades del entorno social de los alumnos.

El incremento del abandono en la primaria es un desafío nuevo para el sistema educativo argentino. Hasta ahora la deserción solo era un problema en la secundaria, donde solo el 43% de los alumnos termina en tiempo y forma, también según UNESCO. “El caballito de batalla del Gobierno es ‘mejoramos la inclusión’. Pero estos datos indicarían que no solo no avanzamos en calidad, sino que ni siquiera aumentamos la inclusión. Estas cifras estarían mostrando que hay un problema de inclusión”, dijo Mariano Narodowski, investigador de la Universidad Di Tella y ex ministro de Educación de la ciudad de Buenos Aires.

Al presentar los resultados del TERCE, el ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, declaró: “Lo importante es haber mejorado en todos los resultados sin el costo de dejar a chicos afuera de la escuela”. Sin embargo, Argentina fue el único país (junto con Brasil) que no informó su tasa de matrícula en primaria para el año del estudio. Sileoni aseguró que la cobertura subió desde 2006 (último dato disponible), cuando era del 99,1%, lo que la convertiría en la segunda de América Latina, solo superada por Uruguay (99,5%).

Chile, en cambio, tiene una tasa más baja (92,7%), al igual que otros países que superaron los resultados de aprendizaje de los alumnos argentinos, como Costa Rica (92%) y México (96,3%). Sin embargo, para Narodowski “es estadísticamente inconsistente la tasa de cobertura del 99,1% con una tasa de abandono del 6,9%”.

En contraste con los datos de UNESCO, las cifras oficiales del Ministerio de Educación exhiben un descenso del abandono escolar en primaria. Según los números de la Dirección Nacional de Información y Evaluación de la Calidad Educativa (DINIECE), la tasa de abandono interanual en primaria pasó del 1,60% en 2006 al 1,28% en 2010-2011. Marisa Díaz, subsecretaria de Planeamiento Educativo, explicó a Clarín que la diferencia se debe a maneras distintas de medir el fenómeno, y los dos datos –el de UNESCO y el del Ministerio– “no son comparables desde el punto de vista técnico”.

Los números de la DINIECE –presentados como tasa de abandono interanual– reflejan el promedio de alumnos que dejan de asistir a la escuela entre un año y el siguiente; el Ministerio recibe esta información directamente de las escuelas. La medición de UNESCO (la tasa acumulada de abandono en el último año de primaria), en cambio, surge de una proyección estadística que se construye sobre una cohorte teórica”, señaló Díaz. Y agregó: “No sabemos cómo hace UNESCO la acumulación de datos, pero lo respetamos porque lo publican ellos. De todas maneras, nuestros datos indican que el abandono escolar es decreciente”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada