viernes, 3 de diciembre de 2010

Outlaws, Dama que espera

Desde fines de la década del sesenta el rock sureño (southern rock, indicación geográfica general que en realidad se detiene en la referencia particular del sur de los Estados Unidos) ha logrado consolidar una suerte de identidad propia. Hay dos grandes bandas emblemáticas al frente, los Allman Brothers y Lynyrd Skynyrd, y un poco más atrás un ejército confederado de muchos epígonos y otros (menos) talentos que se destacan por mérito propio. La lista total, claro, es virtualmente infinita y llega hasta la actualidad.
En ese listado hay una agrupación que no suele ser demasiado destacada y se llama Outlaws, los Fuera-de-la- ley, según aquella traducción que alguna vez propusieron Litto Nebbia y los Gatos-con-Pappo.
Los Oulaws existieron en verdad desde comienzos de los setenta hasta mediados de los ochenta, y después cada tanto se reunieron para rapiñar alguna moneda, qué se le va a hacer. Tienen más de una docena de álbumes grabados y atesoran miles de presentaciones en vivo. Las guitarras de Hughie Tomasson, Billy Jones y Henry Paul son las verdaderas responsables, para bien y para mal, del sonido de la banda. Son canciones que el trío compone, arregla y canta con el respaldo de Monte Yoho en la batería y el bajo de Frank O’Keefe. Sus discos son entre regulares, malos y pésimos (como el esperable Ghost Riders, de 1980).
Pero en 1976 grabaron un disco impagable que, por esas cosas del capitalismo, en épocas de la dictadura militar conoció una edición nacional argentina. La placa se llama Lady in Waiting.


Son nueve canciones, y hay dos realmente excepcionales. La primera es “Free Born Man” (algo sí como “Hombre que nació libre”) con un arreglo de guitarras, que ya se aceleran ya se detienen, arman un solo vertiginoso y ascendente, y después vuelven a la melodía inicial, con aceitada maestría. La otra pieza es “Girl from Ohio”, una canción melancólica y tranquila, y en la cual las guitarras se dedican más bien a perderse detrás de las voces que tejen sus armonías en el camino en que los Eagles supieron brillar. Búsquenlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada