viernes, 3 de diciembre de 2010

Los cazacabezas de Herbie Hancock

Herbie Jeffrrey Hancock nació en la ciudad de Chicago en 1940 y ha incursionado en todas las vertientes de la música negra estadounidense, en particular en las múltiples corrientes derivadas de la fuente del jazz. Supo ser desde el vamos un experimentador en los sonidos de teclados, y si bien es un maestro en el piano tradicional, también se destacó desde comienzos de la década del sesenta con su manejo del clavinet Hohner y el piano eléctrico Rhodes.
Brilló con Donald Byrd y en algunos de los más grandes discos de Miles Davis hasta que se largó con banda propia. Después de algunas idas y vueltas -y siguiendo el camino de otros músicos parecidos, como Chick Corea, por ejemplo, o el propio Byrd- decidió que quería escapar a los circuitos reducidos y aclamados por la crítica para cultivar una vena más popular, y con lo suyo acercarse incluso a las salas de baile y las radios bien comerciales. Así llegó a su particular versión del funk.
En 1973 dio a conocer Headhunters, uno de los álbumes más vendidos de la historia del jazz que ya no era -estrictamente hablando- jazz. Es simplemente fantástico el modo en que Hancock utilizó su entrenamiento con los grandes maestros jazzeros y su buen saber y entender para mezclar a Sly Stone, James Brown y Curtis Mayfield y armar cuatro temas extensos que se puede considerar precursores de buena parte de los arreglos que más tarde el hip hop traería consigo. Bennie Maupin en saxo, Paul Jackson en el bajo, Harvey Mason, Bill Summers y Mike Clark en la percusión, más sintetizadores y algún que otro efecto.
Jazz fusion de vanguardia, y de verdad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada