martes, 5 de abril de 2016

GP docente

El premio internacional de motociclismo que se realiza todos los años en Santiago del Estero se ha convertido en un símbolo destacado de la corrupción y de las veleidades monárquicas de los patrones feudales del interior criollo, en este caso de la dinastía zamorista.

Su realización supuso y supone periódicamente una concentración de inversiones de los  fondos del Estado para beneplácito y beneficio de unos pocos empresarios. Al otro lado de la propaganda oficial, como era de esperar, se encuentra la miseria social generalizada: la consultora mendocina Evaluecon acaba de estimar la cantidad de personas pobres para la provincia en una cifra superior al cincuenta por ciento, familias completas que viven con menos de quince mil pesos cada treinta días.

Este 2016 el evento deportivo se realiza en medio de una huelga docente por tiempo indeterminado que ya lleva más de un mes de vida. Los maestros decidieron reforzar la medida de fuerza con una marcha hacia Las Termas, donde se realiza la carrera de motos, para aprovechar la concentración de medios periodísticos y propagandizar sus reclamos.

Los hoteleros de Las Termas hicieron llamamientos y pagaron solicitadas con la finalidad de  que los maestros desistieran de la acción que habían votado en asamblea, con el argumento de proteger lo que es “de todos”…

Después de -como firme respuesta- explicar una vez más los motivos de su pelea, los sindicatos docentes decidieron apropiarse de la sigla GP y lanzaron la consigna de que el Gran Premio tenía que convertirse esta vez en un Gran Paro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada