sábado, 11 de junio de 2011

Médico

Hace ya ocho meses que el hospital “Juan Carlos Dávalos”, ubicado en el poblado de origen coya de Santa Victoria Oeste, tiene un solo médico para la atención pública. Ante la gravedad de la situación más de veinte comunidades originarias agrupadas en la Unión de Aborígenes Victoreños solicitaron al gobierno de Salta que nombre en carácter de urgencia al menos un clínico, un pediatra y un ginecólogo. Después de la introducción, el periodista le cede la palabra a uno de los involucrados; entonces Elpidio Carrazana, coordinador de la mentada organización, relata con angustia el desamparo en que vive su gente ante el incumplimiento del Estado provincial y nacional.
Santa Victoria Oeste está a 550 kilómetros al norte de la capital de Salta, dice el cartelito que ocupa la parte de debajo de la pantalla del televisor, y ella, que ha levantado un instante los ojos de las páginas del libro para seguir la noticia, de pronto borra de su cabeza las colas de la inscripción, el docente antipático que mañana la espera seguramente con un parcial lleno de consignas caprichosas, el jean que necesita comprarse, y hasta de los cigarrillos. Sólo se preocupa de recordar por qué decidió seguir medicina.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada