miércoles, 1 de marzo de 2017

Sumate a la campaña #YoApoyoAlosDocentes que ya logró ser tendencia en las redes sociales, demostrando que la sociedad apoya el reclamo salarial de los maestros argentinos

L@s maestr@s no empezaremos las clases este año porque el Gobierno de la Ciudad nos ofrece un aumento salarial totalmente insuficiente.
Cuando l@s maestr@s hacemos un paro es porque nuestras condiciones de trabajo no están garantizadas. No paramos porque no nos guste el Ministro o porque somos “vagos”. Paramos porque el sueldo que quieren pagarnos no nos alcanza para vivir. Es que, además de ser maestr@s y pasar gran cantidad de horas junto a los chicos, somos hombres y mujeres que pagan un alquiler, que viajan hacia su trabajo todos los días, que usan la luz, el agua y el gas, que se alimentan y se visten, que desean ir al cine o leer un libro una vez cada tanto, que tienen hijos.
Mucha gente está diciendo que el problema es que se trata de un paro político. ¿Acaso hay algún paro que no lo sea? ¿No es una cuestión política que a l@s trabajador@s no les alcance lo que ganan? ¿No es política de Estado la cuestión educativa? Cuando l@s maestr@s paramos es, justamente, porque el Estado no está cumpliendo con su función de garantizar condiciones dignas para que la educación sea posible.
El gobierno de Mauricio Macri está utilizando su estructura de call center para realizar una campaña sucia contra l@s docentes que defienden la Educación. Frente al paro, miles de supuestos voluntarios se ofrecieron a ir a dar clases para garantizar el inicio de clases. La gran mayoría de ellos, usuarios falsos pagados por el PRO. Según informó Digamos, el canal de la red social Telegram: “el call center del PRO generó al menos 33 millones de las 49 millones de impresiones potenciales que tuvo el Hashtag hasta las 3 de la mañana. Al menos 17.000 tweets de los 22.500 tweets que tuvo el Hashtag”.
Quienes se proponen para reemplazar a los maestros que hacen paro desconocen (o simulan hacerlo) que l@s maestr@s estudiamos durante varios años para estar frente a un grupo de alumnos. Suponen, quizás, que cualquiera que disponga de ciertos conocimientos puede transmitírselos a l@s alumn@s como si fueran receptáculos vacíos en donde se depositan los conocimientos. Por suerte, estas ideas fueron desterradas de la pedagogía hace por lo menos cincuenta años: conocer un contenido no es suficiente para poder transmitirlo. Saber cómo hacerlo es algo que implica años de estudios. Suponer lo contrario es como creer que cualquiera que conozca las partes del cuerpo pueda ejercer la medicina.
Quienes se proponen como voluntarios desconocen además que l@s maestr@s tenemos responsabilidad civil ante todo lo que les ocurre a l@s chic@s mientras están en la escuela. Y esta responsabilidad la tenemos, justamente, porque tenemos las herramientas suficientes para asumirla.
L@s maestr@s queremos estar en la escuela con nuestr@s alumn@s para eso es necesario que el gobierno nos garantice las condiciones para poder hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada