viernes, 3 de marzo de 2017

Ciudad Autónoma de Buenos Aires: la izquierda convoca a una audiencia pública por vacantes en escuelas y jardines

(Ciudad Autónoma de Buenos Aires, jueves 2 de marzo de 2017)-  La crisis por la falta de vacantes en la Capital Federal ya lleva por lo menos tres años consecutivos. Comenzó a manifestarse a gran escala con la aplicación de un sistema de inscripción virtual que, por caso, en el año 2016 dejó a 11.000 niños y niñas fuera de las escuelas, fundamentalmente en el nivel inicial, según cifras oficiales del ministerio de Educación porteño.

Frente a esta situación, el viernes 3 de marzo el bloque del Frente de Izquierda y los Trabajadores en la Legislatura porteña realizará una audiencia pública, impulsada por los legisladores Marcelo Ramal y Laura Marrone.

A pocos días del comienzo de clases, esta audiencia estará al servicio de apuntalar la lucha de las familias y docentes por vacantes a toda familia que se inscriba en un jardín o escuela pública; reclamar la construcción de escuelas y jardines genuinos, en vez de los Centros de Primera Infancia (CPI) del ministerio de Desarrollo Social -regentados en muchos casos por organizaciones confesionales, que emplean personal híperprecarizado–-, que el macrismo ha generalizado; y la conformación de comisiones de seguimiento de la inscripción y asignación de vacantes en la ciudad.

La falta de jardines y escuelas se cristaliza respecto a una creciente demanda, pero también por la manipulación de la matrícula escolar, ya que la asignación de la misma la realiza el gobierno mediante un sistema online nada transparente.

Por ejemplo, una familia trabajadora no puede ir a la escuela de su barrio o cercana a su trabajo y anotar al niño sino que depende del ministerio de Educación y el criterio que apliquen sus funcionarios o algoritmos, que en casi todos los casos le asignan otra escuela que la deseada o directamente la dejan afuera del sistema. Tampoco hay jardines en los lugares de trabajo y estudio, condenando a las familias a deducir de su salario una cuota mensual para un jardín o relegando a alguno de sus integrantes -casi siempre, a la mujer- a tareas de cuidado.

La consecuencia de que queden afuera del jardín o escuela pública miles de niños y niñas de los sectores populares o de que no se les asigne la escuela que, por cercanía o modalidad, elige la familia, redunda en una trasferencia de matrícula a la escuela privada. Otra arista de la manipulación de la asignación de vacantes son las aulas superpobladas de una zona respecto a otras vacías, excusa para avanzar en el cierre.

La banca del FIT presentó numerosos proyectos; entre ellos, el de garantía  incondicional de matrícula en la escuela pública, construcción de escuelas y de, al menos, 40 jardines en toda la ciudad, proyectos que no han sido tratados por el Ejecutivo ni acompañados por la "oposición". Se convoca, en consecuencia, a docentes y padres a participar de la audiencia y convertirla en una asamblea por el derecho a la educación.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada