viernes, 21 de enero de 2011

George Romero y las últimas andanzas de los muertos vivos

"Han pasado seis días desde que los muertos empezaron a caminar y una emoción poderosa atenaza la tierra: el aburrimiento (...) Puntuación: *1/2 (sobre 4)", dictaminó Michael O’Sullivan para The Washington Post en el momento de su estreno. Y con toda razón.
Se trata del último capítulo de la saga de los muertos vivos pergeñado por el prócer del género, George Romero, en el 2009. El filme de hora y media responde, curiosamente, a tres nombres Survival of the Dead, ...of the Dead y/o Island of the Dead; como siempre lo importante es que “Dead” aparezca y con mayúscula (al parecer aquí se conocerá como La resistencia de los muertos).


De cualquier manera, antes de internarnos en la isla que pelea por quitarse de encima la plaga de los zombies comecarne de la mano de un patriarca religiosón (el ridículo “capitán Coraje”) y una suerte de sheriff parsimonioso y cansado de sangre, hay unos diez minutos de presentación realmente lindos. Allí un soldado desesperado y cínico narra con voz en off, a la manera de un diario personal, cómo fue a parar a ese agujero de mierda condenado a matar infinitamente cadáveres que caminan, de qué manera se hizo desertor con sus compañeros y desde entonces se convirtió en asaltante de caminos, fue filmado por un grupo de documentalistas a mientras les robaba todos sus alimentos y así llegó a Youtube y se convirtió en una estrella internacional… En fin, una píldora de filosofía existencial.
Después, claro, se justifica el juicio: "No hay mucho más aparte del aluvión habitual de sustos violentos y payasadas gore" (J.R. Jones, Chicago Reader).


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada