jueves, 17 de septiembre de 2015

La crisis económica en Brasil y el ajuste en educación

El proyecto de presupuesto dado a conocer por el gobierno de Dilma Roussef ha agregado un nuevo condimento a la crisis de Brasil. El déficit que anunció ha sido tomado por la gran burguesía como un indicador del fracaso del ajuste. Se acentuó la caída de la Bolsa y la devaluación del real. La crisis industrial ha pegado otro salto: la desocupación superó el 8 por ciento, y encima las llamadas “certificadoras de riesgo” de las financieras internacionales le bajaron la calificación y todo lo empujaron hacia la zona roja del desquicio.

La presidente, entonces, intentó superar este agujero fiscal con la reimplantación del impuesto al cheque, cuya vigencia fue interrumpida bajo la gestión del PT, pero se estrelló con la resistencia cerrada de su compatriotas más poderosos. Esta negativa ha ido de la mano con una presión cada vez mayor para recortar los llamados gastos y planes sociales. ¿Finalmente? El ministro de Economía, Joaquim Levy, ha vuelto a plantear una poda sensible de los programas de asistencia social y las becas escolares para hogares de bajos recursos y prácticas médicas caras y complejas en el ámbito de la salud pública.

Ajuste más ajuste. O sea que, una vez más, lo que está sobre el tapete es quién paga las crisis. En Brasil, en Argentina, o dónde sea...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada