martes, 1 de septiembre de 2015

El Indec chino

Por su influencia, la economía china hace palidecer al resto del mundo, quizás con la excepción de los Estados Unidos, tal vez no. La afirmación es de sentido común y como tal la replican tanto los estudiantes de su clase como sus colegas en la sala de profesores. Sin embargo, explica ahora como para torcer el asunto con ánimo iconoclasta y para darle un poco más de sabor a sus palabras, en cuanto a transparencia China sigue siendo sin lugar a dudas un mercado emergente, con políticas turbias, datos poco confiables y un opaco proceso de toma de decisiones.

Se trata de una razón importante por la que su reciente desaceleración ha producido tanta agitación y temor, continúa su explicación.

Ahora anota alguna cifra en el pizarrón. Sostiene que, en general, los economistas dudan de que el país asiático haya crecido un 7 por ciento en el segundo trimestre de este año, como indican las estadísticas oficiales. Citando otros datos, como los de generación de energía y tráfico de pasajeros, algunos dicen que la tasa de expansión podría ser la mitad o menos.

En Londres, por ejemplo, los especialistas de  Capital Economics analizaron la actividad de carga, electricidad, desarrollo de propiedades, transporte de pasajeros y envíos por mar, y concluyeron que la economía china se expandió a un ritmo mucho más lento en el segundo trimestre que lo reportado por el gobierno. Lombard Street Research, otra firma de investigación de Londres, usa un enfoque que incluye una medida diferente de inflación, y su resultado es una tasa de crecimiento de 3,7%, la mitad de la oficial.

Los analistas han tratado de eludir fallas y agujeros en los datos. Los que están en el sector inmobiliario visitan proyectos de viviendas para contar los medidores de gas y así tener una idea de cuántos apartamentos están ocupados. Los comerciantes de acero intercambian datos con sus competidores sobre el acero en los depósitos. En fin, se trata de distinguir interesadas y publicitadas ficciones de la realidad.

La falta de información es más problemática cuando puede ocultar aspectos importantes de la economía, es una de las conclusiones que el profesor subraya para cerrar su clase. ¿Alguna otra?, pregunta. Sí”, dice un estudiante, el gobierno chino también cuenta con su propio Indec.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada